Hormigón pulido

 

Es el sistema de pavimentación basado en la realización de una solera de hormigón de características técnicas adecuadas y elaborado en planta. Pasados 20 días se procederá mediante un sistema mecanizado al acabado de rebajado y pulido mediante la abrasión. Pueden obtenerse varios tipos de acabados, mate, satinado o brillo con tratamiento hidrófugo.